El blog del Jubilado del Futuro

Blog de dominio público

Un espacio de diversidad y encuentro en torno a los problemas comunes de preocupación e interés por parte de los jubilados y aspirantes a ello.

Qué hago si tengo una emergencia en el extranjero

Escrito por jubiladodelfuturo 28-03-2018 en salud. Comentarios (0)

En vacaciones se trata de disfrutar lo máximo posible olvidando también al máximo todas aquellas preocupaciones que nos invaden en nuestra vida cotidiana o jornada laboral. Nadie se va de viaje con la idea de sufrir percances y menos aún que estos sean de gravedad, pero vaya, a quien más y a quien menos le ocurre. Los problemas pueden ser de naturaleza variada y de consecuencias también muy diversas que van desde perder la documentación a tener algún accidente realizando alguna actividad, cualquiera que esta sea.

Tener claro cómo actuar estando lejos de casa no siempre es sencillo y requiere de una actitud valiente y una claridad mental que no siempre se da ni todo el mundo posee.

En primer lugar, como medidas preventivas previas a cualquier viaje, especialmente si vamos a destinos donde existe un mayor grado de riesgo para cualquier incidente, conviene plantearse contratar un seguro de viajes que nos cubran ante todo tipo de problemas y de duración determinada, no hay necesidad tampoco de comprar un seguro para tiempo que no precisamos.

Apuntarnos al registro de viajeros para que quede constancia de nuestra presencia y pasos a seguir en el destino de nuestro viaje es un trámite bastante sencillo que en caso de necesidad puede facilitar que seamos localizados más rápidamente y ser evacuados si así fuese necesario.

Para este propósito, podemos visitar la página del Registro de Viajeros del ministerio de Asuntos Exteriores, inscribiéndonos y dando una idea lo más aproximada posible de nuestro futuros movimientos e intenciones de nuestro viaje.

Si perdemos nuestra documentación, ya sea DNI o pasaporte, un documento especialmente importante en un viaje, debemos llevar con nosotros la localización del consulado español dentro de ese país para solicitar cualquier tipo de ayuda en la denuncia del robo o perdida, gestión y trámites de la documentación salvoconducto para poder movernos y viajar en tales condiciones.


Qué futuro le espera a la pensión pública

Escrito por jubiladodelfuturo 28-03-2018 en jubilación. Comentarios (0)

coins-1523383-640.jpg


España es junto con Japón una de las sociedades más envejecidas del mundo y en el futuro lo será aún más. La esperanza de vida más amplia que en otros países del entorno junto a la delicada situación económica actual, no auguran un equilibrio fácil para el futuro y situación de los jubilados.

Como consecuencia de lo anterior se produce un cuello de botella en donde no se produce como en el pasado, un refresco entre cotizantes y nuevos pensionistas que cada año daba como resultado un superávit de aportaciones ciudadanasa la creada exprofeso hucha de las pensiones. Las medidas encaminadas a solventar este problema por parte de las autoridades han sido escasas o nulas y entre tanto han ido esquilmando las arcas públicas para cubrir el déficit de gasto público y privado, tapando así miserias de una más que pésima gestión política y social.

Las cotizantes actuales y más en las condiciones de volatilidad y precariedad de empleo, en donde se ha tratado de volver la actividad laboral más competitiva por precio, no ha funcionado tampoco y provoca no solo más inestabilidad sino también pensiones más pobres para nuestros pensionistas.

En esta línea, la edad de jubilación ha sido uno de los primeros factores en sufrir cambios, retrasándose unos años más, aumentando también el mínimo de años cotizados, necesarios para cobrar el máximo de pensión que nos corresponde por derecho, porque no lo olvidemos, la pensión en nuestro país es un derecho no un regalo. La idea con esta medida es retrasar el problema, pero no es una solución real como tal.

Como alternativas a esta situación, aquellos que pueden, optan por contratar productos de ahorro privados como complemento y base de sustento en un futuro en el que no está asegurado el sistema de pensiones tal cual lo conocemos ahora y que salvo cambios sociales de calado no tiene buena pinta.



Claves de una jubilación tranquila

Escrito por jubiladodelfuturo 28-03-2018 en jubilación. Comentarios (0)


El momento de la jubilación no es vivido de la misma forma ni recibido por todo el mundo por igual. Para algunas personas representa un ansiado momento, un punto y seguido con tiempo por delante para poner en práctica todo cuanto pasa por su cabeza, ya sean viajes, aficiones, o la n importante vida social de la que a continuación hablaremos.

Sin embargo, para otras personas la jubilación es un momento traumático en el que después de años tranquilos, con una rutina muy definida y unas actividades que daban mayor o menor sentido al transcurrir cotidiano, se ven ante una situación en donde toca reinventarse y pensar como vamos a vivir a partir de ese momento. Es el denominado como Síndrome de la Jubilación.

Son multitud de especialistas los que consideran que la jubilación es una realidad nueva que en la mayor parte de los casos necesita de un periodo necesario de adaptación a todos los niveles, pero sin duda el emocional es el más importante y del que dependerá una mejor o peor transición hacia la jubilación.

Las relaciones sociales que uno ha ido forjando a lo largo del tiempo deben ser un apoyo mutuo y empatizar de forma ambivalente. En cuanto a sexos, corre la creencia más o menos acertada de que las mujeres suelen tener una transición hacia la jubilación mucho más segura, gracias a unos buenos cimientos en sus relaciones sociales, dado que es un tópico socialmente aceptado que tienen una mayor afinidad y necesidad de relaciones sociales en comparación con muchos hombres.

Si bien esta afirmación es un poco tendenciosa, lo cierto es que según sean nuestros círculos de amistades y familiares, mejor sabremos afrontar los cambios e incluso, tendremos referencias sobre experiencias de los demás, pudiendo anticiparnos a situaciones o resolviéndolas de forma más desenvuelta.